Portada


TEORÍA DE CONSULTA S5-S6 IIA


Saludos estudiantes de la carrera de Educación Inicial (ULEAM), a continuación les presentamos este artículo titulado: "TEORÍA DE CONSULTA S5-S6 IIA".

Revisar y analizar con la debida atención este contenido de la semana 5 y semana 6 perteneciente a la asignatura de INVESTIGACIÓN EDUCATIVA: HISTORIAS DE VIDA.

A continuación, se les comparte el contenido...


CONTENIDOS DE TEORÍA DE CONSULTA S5-S6 IIA

S5. ENFOQUE CUALITATIVO DE LA HISTORIA DE VIDA

Las Historias de Vida es una técnica de investigación cualitativa, ubicada en el marco del denominado método biográfico (Rodríguez, Gil y García, 1996), cuyo objeto principal es el análisis y transcripción que el investigador realiza a raíz de los relatos de una persona sobre su vida o momentos concretos de la misma (Martín, 1995) y también sobre los relatos y documentos extraídos de terceras personas, es decir, relatos y aportaciones realizadas por otras personas sobre el sujeto de la Historia de Vida (Perelló, 2009).

Podemos hallar al origen del método biográfico en la obra de Thomas y Znaniecki (1972), The Polis Peasant, donde aparece por primera vez el uso del término Historias de Vida (Perelló, 2009).

Su principal finalidad la podemos localizar en el relato que se extraen de las mismas contextualizadas en un lugar y tiempo determinado, que permiten revivir, analizar e incluso situarse ante tales circunstancias y razonar su comportamiento en ese determinado momento


LA NARRATIVA EN LA HISTORIA DE VIDA

¿QUÉ ES LA NARRATIVA?

Se entiende por narrativa la descripción oral o escrita de un acontecimiento, real o ficticio, con el fin de persuadir y entretener al espectador, el cual puede ser un lector o un oyente.

Por su parte, en teoría literaria la narrativa es un género literario empleado por el autor para narrar una secuencia de hechos ocurridos en un tiempo y espacio determinado, vivenciados por uno o varios personajes.

Por tanto, la narrativa también implica una forma de comunicación, bien sea oral o escrita, como ya se expuso, cuyo objetivo es la narración de una historia real o ficticia.


CARACTERÍSTICAS DE LA NARRATIVA

Se emplean diversos recursos para desarrollar la narrativa, esto dependerá del estilo con el cual se ordenen las ideas del discurso, de ahí que la narrativa sea rica en sus modalidades para presentar relatos.

A continuación, se presentan sus principales características:

- Los textos están escritos en prosa a fin de exponer, con mayor detalle, las descripciones que envuelven a la historia.
- Aunque son menos comunes, también hay textos cuya narrativa posee versos largos.
- Tiene como objetivo comunicar y dar a conocer un relato o serie de acontecimientos.
- Sus elementos más importantes son: el narrador, los personajes, el espacio o ambiente, la historia y el estilo de narración.
- Generalmente, primero se exponen los personajes y el espacio o ambiente, luego se desarrollan los hechos hasta llegar al punto de máxima tensión y, a continuación, le sigue el desenlace y fin de la historia.
- Los relatos se narran en tercera persona, no obstante, también se pueden realizar narraciones en segunda o primera persona, son menos comunes pero no incorrectas.
- El narrador puede o no formar parte de los personajes.
- Forma parte de la comunicación y se puede apreciar tanto en los textos impresos como en los diálogos teatrales y cinematográficos, las historietas y las telenovelas, como parte de las modalidades modernas de la transmisión de contenido e información.


GÉNEROS DE LA NARRATIVA

Existen diversos géneros y subgéneros de la narrativa que comparten un mismo fin, transmitir una historia o información.

A continuación, se presentan los principales géneros de la narrativa:

- Novela
- Cuento
- Epopeya
- Cinematografía
- Telenovela


LA NARRATIVA EN LAS HISTORIAS DE VIDA

Las historias de vida y su significación para la comprensión de la resiliencia como proceso de humanización Las investigaciones con historias y relatos de vida se han vuelto muy recurrentes en el ámbito de las Ciencias Sociales, sobre todo cuando se quieren abordar las experiencias límites de los sujetos sometidos a múltiples adversidades (Gómez, 2014).

De igual manera se han ido profundizando reflexiones metodológicas y epistemológicas centradas en el análisis de textos que se configuran a partir de las vivencias y acontecimientos de los sujetos, que buscan ser narrados en historias o relatos de vida (Pretto, 2011). La recurrencia en el trabajo investigativo con historias de vida se presenta, no solo por el declive histórico del positivismo, en su pretensión de absoluta objetividad a partir de datos fríos, sino también por el sugestivo interés por teorizar a partir de la propia vida, afianzando así lo que se ha llamado el “método biográfico”, reconociendo a la propia subjetividad como fuente de saber (Cornejo, Mendoza, & Rojas, 2008).

Las historias de vida tienen su fundamento en el giro narrativo de la investigación social, en el interés renovado de hacer de lo biográfico una fuente privilegiada de conocimiento para la acción y las transformaciones sociales. Volver al sujeto es recuperar a quienes han sido invisibilizados por los poderes hegemónicos que los han subordinado, adquiriendo así las narrativas una dimensión política al permitir espacios democráticos donde los sujetos como ciudadanos sean protagonistas de su propia historia (Sancho Gil, 2014).

El método de las historias de vida rescata la propia existencia de la subjetividad como forma válida de saber, al poner el acento en la experiencia de los sujetos como actores sociales y en la manera como construyen sus posibilidades de vida digna, desde el agenciamiento de la propia subjetividad vivida en contextos sociales específicos. Frente al tratamiento propio del método científico, de carácter cuantitativo, estadístico y matemático, se ha ido afianzando cada vez más el método biográfico, de los relatos de vida o las historias de vida. Este reivindica la propia experiencia o subjetividad en general como fuente de conocimiento, incluso para las ciencias sociales (Rodríguez, 1999, p. 86).

Para los investigadores en Ciencias Sociales, las experiencias de las personas, recogidas en las historias y los relatos de vida, tienen que ver con la posibilidad de recuperar los sentidos que están presentes en esas historias, muchas veces de forma tácita e implícita. Las historias de vida van reflejando la manera como un grupo humano enfrenta de manera explícita o simbólica la vida, desde sus propias voces (Brandt, 2001). El método de las historias de vida rescata la propia existencia de la subjetividad como forma válida de saber, al poner el acento en la experiencia de los sujetos como actores sociales y en la manera como construyen sus posibilidades de vida digna, desde el agenciamiento de la propia subjetividad vivida en contextos sociales específicos.

En las historias de vida lo singular no es lo individual. Ellas están expresando la existencia “encarnada” de un sujeto, como una co-vivencia con los modos de pensar y concebir la “realidad”. La vida del sujeto que aparece en la historia de vida es más bien la historia de la comunidad a la que pertenece, el ámbito de la cultura de la que hace parte expresada desde su voz, como de la lectura que hace de los acontecimientos sociales desde su propia experiencia vital. Las historias de vida consisten en una exégesis, una explicitación, del acontecer de la vida personal situada en la cotidianidad de un grupo humano, de una comunidad, de una sociedad determinados; desde otro ángulo, los grupos concretos e históricos a los que ha pertenecido y pertenece un sujeto parecen hablar ideográficamente, esto es, con la particularidad de lo que sucede una sola vez en el tiempo, en cada una de las personas con las que se conforma ese grupo humano (Brandt, 2001, p. 14).

Las historias de vida inscritas en las amplias posibilidades metodológicas que hoy existen en el campo de los enfoques biográficos son unas formas de conocimiento que permiten reunir los acontecimientos más significativos de la vida de una persona a partir de la memoria y el recuerdo que aquella percibe como tales. En ellas podemos reconocer trayectorias, caminos recorridos, formas de pensar sobre hechos y situaciones vividas, alegrías y tristezas, fracasos y logros (Carmona, Moreno, & Tobón, 2012).

En ellas podemos también reconocer maneras singulares de afrontamiento de la vida, vínculos o tensiones con personas que han intervenido, lugares especiales que quedan en la memoria, acontecimientos inolvidables que han dejado huella, sistemas de entramados sociales y relaciones profundas, expresadas por cuidados amorosos, o por la existencia de relaciones duras de maltrato, abuso, que han causado sufrimiento. No obstante, reflejan también una época, un universo situado del que el sujeto ha hecho parte y desde el cual se ha ido configurando en su subjetividad. Ese universo situado según la perspectiva de Brandt es lo que él mismo llama: “Los códigos fundamentales de una cultura” (Brandt, 2001, p. 15), entendidos como aquellos entramados de marcas, huellas y vestigios que están en la base de los pensamientos, las voluntades y los afectos de los sujetos que participan de esa cultura.

Desde la perspectiva de Korniblit (2007), lo individual y personal que narra el sujeto están imbricados y dejan entrever, por un lado, la complejidad de lo social, mostrando cómo los sentidos de vida no están solo en el ámbito de lo individual, sino que están insertados en el contexto social de donde surgen permitiendo un conocimiento más denso del mundo social donde acontece la vida: Las experiencias particulares de las personas recogidas a través de las historias de vida representan la posibilidad para recuperar los sentidos, vinculados con las experiencias vividas, que se ocultan tras la homogeneidad de los datos que se recogen con las técnicas cualitativas. Pero a la vez plantean el desafío de volver a insertar los sentidos individuales atribuidos a las experiencias en el contexto social en el que ellos surgen, única vía de trascender lo particular y construir un saber más denso sobre lo social (Korniblit, 2007, p. 15).

Las historias de vida permiten reconocer la interpretación que cada narrador de historias le da a su propia vida, desde la legitimidad que le da ser el autor principal de su obra. En contraste con otras mediaciones, como las entrevistas estructuradas, Narrativas y resiliencia. en las que se hacen preguntas similares, en las historias de vida se está más cerca de las entrevistas en profundidad, que tienen un enfoque más conversacional. La construcción de la historia de vida se va tejiendo entre encuentros conversacionales flexibles y dinámicos, que intencionalmente no quieren dirigir, pues se sitúan en la esencia de la conversación, que es posibilidad de escucha de lo nuevo que surge en un espacio sin restricciones, dando la posibilidad a la aventura de una conversación abierta no directiva, que se permite transitar por caminos inéditos en búsqueda de la construcción del sentido. Por cuanto subjetividades hechas palabras las historias de vida hacen las veces de encrucijada para el encuentro entre la vida de sus autores, sus investigadores y sus lectores; el desacuerdo interpretativo inherente a cualquier investigación situada epistemológicamente afuera de los vestigios del positivismo y del método hipotético deductivo, proviene de la búsqueda de los temas implícitos en los relatos, de la veracidad de los datos o, en último término, de la fundamentación de los resultados de la investigación no de la experiencia personal narrada en las historias: los acontecimientos, hechos y experiencias difícilmente pueden ponerse en duda si aceptamos y asumimos cada historia de vida en cuanto tal (Brandt, 2001, p. 16).

Rodríguez (1999) entiende que el objeto de estudio de las historias de vida se va construyendo a lo largo del proceso de investigación. En las historias de vida, lo que se cuenta es una praxis vivida que se apropia de las estructuras sociales, las interioriza y las expresa mediante un relato que cuenta historias. El relato del sujeto que colabora con la investigación se va complejizando, por un lado, por la propia lectura del que narra desde el lugar de su memoria, como por la compleja y densa búsqueda de significación donde intervienen los sujetos que interactúan en la investigación (el autor de la narración y el investigador). Se puede afirmar, siguiendo a Rodríguez (1999), que el estudio de las historias de vida se centra en dos ámbitos fundamentales: la dimensión socio-estructural y la dimensión socio-simbólica. Lo estructural, más referido a lo jurídico, lo económico, lo político, lo cultural; lo simbólico, más en la línea de las representaciones en clave de significaciones y sentidos.

Unas y otras ponen en tensión la dialéctica de lo íntimo y lo público, en la esfera del mundo social de la vida. Desde la perspectiva de Pujadas (2002), las historias de vida tienen que ver con relatos autobiográficos, donde surge la voz del sujeto su testimonio en relación con hechos, situaciones, circunstancias y relaciones que son experimentados como acontecimientos, es decir, algo que se hace significativo por su cualidad para significar un corte, un cambio, una transformación. Las historias de vida son narrativas realizadas por la propia iniciativa de una persona a partir de unas motivaciones y siguiendo un sistema de elaboración que nos son desconocidos y que hay que intentar averiguar, para poder evaluar su verdadera significación (Pujadas, 1992, p. 48).

Pujadas (1992) reconoce que las historias de vida, como los relatos de vida, pertenecen a unos campos más amplios, como son la biografía y la autobiografía, mediaciones que permiten un acercamiento al sujeto en el ámbito de lo social. Con el advenimiento del método biográfico en las Ciencias Sociales se va reconociendo el Rodríguez (1999) entiende que el objeto de estudio de las historias de vida se va construyendo a lo largo del proceso de investigación. En las historias de vida, lo que se cuenta es una praxis vivida que se apropia de las estructuras sociales, las interioriza y las expresa mediante un relato que cuenta historias.

No obstante, entre biografía y autobiografía se pueden anotar algunas diferencias: La diferencia principal entre ambos términos es que mientras el segundo constituye la narración de la propia vida, contada por su propio protagonista, el primero consiste en una elaboración externa al protagonista, normalmente narrada en tercera persona, ya sea sobre una base documental, ya sea mediante una documentación de documentación, entrevista al biografiado y a otras personas de su entorno (Pujadas, 1992, p. 13). Según Pujadas (1992) el enfoque biográfico debería constituirse, como método, en algo nuclear del camino cualitativo, ya que permite establecer puntos de encuentro entre el testimonio subjetivo de un individuo a partir de su propia experiencia vital y la expresión de una época, una cultura y unos valores compartidos por la comunidad de la cual el sujeto hace parte. Ahora bien, al hablar de lo autobiográfico, lo biográfico, de los relatos y las historias de vida se está entrando en un universo de géneros discursivos que buscan, desde diferentes mediaciones, aprehender la propia vida en sus vicisitudes, vivencias y tramas.

El carácter multifacético de estas mediaciones pide un ejercicio de diferenciación de lo que cada una está significando. Por ahora, se plantea la diferencia entre “historia de vida” y “relato de vida”. Las historias de vida implican un minucioso rastreo de la trayectoria de vida de un ser humano. En ella, los sujetos que se escogen son ejemplarizantes y se pueden reconocer como prototípicos del asunto que se busca indagar o comprender. La indagación se concentra en entrevistas frecuentes con una sola persona. En las historias de vida se investiga sobre un individuo determinado y se incluye el propio relato, valorando los hechos tal como sucedieron en un recuento cronológico. (Carmona-Parra, 2013).

Al no pretender narrar toda la vida del sujeto, sino algunos acontecimientos particulares, situaciones o hechos significativos, surgen los relatos de vida. Estos relatos ponen de relieve aspectos específicos de gran valor para la vida del sujeto y se van tejiendo desde la manera como estos transitan por sus experiencias vitales. Los relatos de vida se presentan más como narraciones biográficas enfocadas al interés particular del investigador. La diferencia con las historias de vida estriba en el foco de la mirada, que centra su atención en un aspecto particular de la experiencia.

En los relatos de vida se suelen hacer las entrevistas con personas que han caminado por experiencias similares. El relato de vida es más una reflexión de lo social a partir de un relato personal (Korniblit, 2007, p. 15). Pujadas (1992), en esta misma dirección, plantea también una distinción de fondo y no de forma entre historia de vida y relato. Según este autor, la historia de vida está más centrada en la narración biográfica que hace una persona sobre su propia vida. El relato de vida, que recibe el nombre de “relato biográfico” o “narración”, tendrían que ver más con lo que cuenta una persona, pero donde el investigador, apoyándose en el relato que se cuenta, busca, además, otro tipo de información que le permita ampliar o complementar el relato, como serían documentos, fotografías, diarios, colecciones epistolares y archivos que favorecen una reconstrucción objetiva y exhaustiva de lo que se está relatando. Narrativas y resiliencia.

Según la perspectiva de Pérez, en su obra Investigación cualitativa: retos e interrogantes (2000), las historias de vida están enmarcadas en un horizonte interpretativo donde los sujetos crean significados: Las historias de vida ofrecen un valioso marco interpretativo a través del cual el sentido de la experiencia humana se revela en relatos personales de modo que da prioridad a las explicaciones individuales de las acciones más que a los métodos que filtran y ordenan las respuestas en categorías conceptuales predeterminadas. Por medio de ellas el investigador podrá indagar cómo los individuos crean y reflejan el mundo social que los rodea, siendo capaz de captar los procesos y las formas como los individuos perciben el significado de su vida social, pudiendo corroborar el sentido que tiene la vida para ellas (Pérez, 2000, p. 45). Ruiz (2003), en su trabajo sobre mediaciones cualitativas, identifica algunos objetivos propios de las historias de vida y reconoce que las historias de vida permiten identificar la totalidad de una experiencia en el tiempo y el espacio, captando los rasgos significativos de la vida de esa persona en el ámbito de su ambiente social y familiar. Por otro lado, ayudan en el reconocimiento de la complejidad de la vida, las ambigüedades, las tensiones, las contradicciones experimentadas a lo largo de la existencia y la manera como el sujeto comprende desde sus subjetividades esos tránsitos en el tiempo (Ruiz, 2003, p. 267).

En la historia de vida, según Ruiz (2003), se debe tratar de incluir la mayoría de los datos que puedan modificar cualquier interpretación de la vida del sujeto. Se buscará recoger los cambios más significativos, los hechos, los acontecimientos que en la línea de la vida van marcando un hito o un momento clave digno de ser relatado. Comprender a un sujeto es reflejar la historia de su aparición y su devenir siguiendo el carácter histórico de su acontecer en el mundo. Los datos del sujeto provienen de la vida cotidiana, de la reconstrucción que el individuo mismo hace de su propia vida. Al reconocer los procesos concretos que se pueden identificar y los modos como los individuos captan y crean su vida social, entonces se podrá vislumbrar el significado subjetivo que las cosas tienen para estos sujetos.

Franco Ferrarotti (2011), un autor muy reconocido en estos temas, plantea que las historias de vida más allá de ser un método de indagación, son fundamentalmente una apuesta epistemológica que abre nuevas posibilidades al conocimiento en Ciencias Sociales y las califica como una fuente privilegiada de conocimiento social. La historia de vida es un texto. Un texto es un “campo”, un área más bien definida. Es algo “vivido”: con un origen y un desarrollo, con progresiones y regresiones, con contornos sumamente precisos, con sus cifras y su significado. Debo aproximarme a este texto con atención humilde, silenciando al “aventurero interior”. Se requiere acercarse al texto con el cuidado y el respeto debido a otro distinto de uno mismo. Se entra en el texto. No basta con leerlo con la atención externa de quien lee solo para informarse.

Es necesario “habitarlo” (Ferrarotti, 2011, pp. 107- 108). Según Ferrarotti (2011), la historia de vida es un texto con el que establecemos vínculos y estrategias de liberación. Desde su perspectiva, la historia de vida no es un método o una herramienta metodológica sin más, sino una posibilidad de análisis que permite profundizar en las representaciones y subjetividades particulares, que no es posible conocer por otros medios investigativos. Franco Ferrarotti (2011), un autor muy reconocido en estos temas, plantea que las historias de vida más allá de ser un método de indagación, son fundamentalmente una apuesta epistemológica que abre nuevas posibilidades al conocimiento en Ciencias Sociales y las califica como una fuente privilegiada de conocimiento social.

La historia de vida se me presenta entonces como una historia de constricciones que pesan sobre el individuo —un conjunto de condicionamientos más o menos determinantes—, y al mismo tiempo como un complejo de estrategias de liberación, que el individuo pone en juego aprovechando las “buenas ocasiones”, los atisbos intersticiales (Ferrarotti, 2011, p. 108).

Otro elemento importante que aporta Ferrarotti es el intento de relacionar texto y contexto, buscando vincular las historias de vida con la historia, concebida esta como acontecer social. Ferrarotti (2011) entiende que la historia de vida no es un dato aislado que corresponde a la vida íntima de un sujeto particular, sino que en ella se establece toda una tensión entre la historia del sujeto y sus ligaduras, es decir, con el entramado complejo de órdenes sociales, económicos y culturales donde transita y se encarna la historia de vida.

La historia de vida está inmersa en un contexto en el que se puede reconocer su sentido histórico, evocativo y recreativo y su sentido socio-económico (Ferrarotti, 2011). Lo que está en la base de esta descomposición es la conciencia de entender que se está inmerso en un complejo entramado de relaciones y realidades diversas. Nadie está jamás solo. Solo se existe desde la interdependencia que expresan los encuentros intersubjetivos. En las historias de vida el sujeto narra a otra persona lo que ha vivido. Ese otro está presente física y actualmente como interlocutor. Los dos entran en diálogo y en la interacción van construyendo la propia historia de vida, que tiene un actor protagónico en el que cuenta la historia y un oyente de excepción en el investigador que la escucha. El investigador acoge el relato y lo trabaja desde su propia lectura, análisis y compresión. La historia de vida es, sin duda, una elaboración compartida, un trabajo conjunto en búsqueda de la comprensión profunda de la vida de los sujetos (García, 2015).


S6. EJEMPLO DE UNA GUÍA O FICHA DE OBSERVACIÓN


LA ENTREVISTA EN PROFUNDIDAD

DEFINICIÓN: PREMISAS TEÓRICAS, LA ENTREVISTA EN LA INVESTIGACIÓN CUALITATIVA

La entrevista cualitativa permite la recopilación de información detallada en vista de que la persona que informa comparte oralmente con el investigador aquello concerniente a un tema específico o evento acaecido en su vida, como lo dicen Fontana y Frey (2005). La misma continúa practicándose mano a mano con el método de la observación participante, aunque también esto es asumido por científicos cuantitativos a quienes les preocupan el rigor de la medición en investigaciones de grandes extensiones.

Así, los etnógrafos posmodernistas se han preocupado con algunas de las asunciones que se presentan en la entrevista y con el rol controlador del entrevistador, lo que según Fontana y Frey lleva a que estas preocupaciones se canalicen con nuevas direcciones en la cualitativa en donde debe de focalizarse e incrementarse la atención a las voces de los entrevistados tal y como se mencionó anteriormente.

Se puede decir que la entrevista dentro de la investigación cualitativa es más íntima, y flexible, según Creswell citado por (Hernández, Fernández y Baptista, 2005). Las entrevistas cualitativas deben ser abiertas, sin categorías preestablecidas, de tal forma que los participantes puedan expresar sus experiencias. Al respecto, Alonso (2007, p. 228) nos indica que: (…) la entrevista de investigación es por lo tanto una conversación entre dos personas, un entrevistador y un informante, dirigida y registrada por el entrevistador con el propósito de favorecer la producción de un discurso conversacional, continuo y con una cierta línea argumental, no fragmentada, segmentada, precodificado y cerrado por un cuestionario previo del entrevistado sobre un tema definido en el marco de la investigación.

De tal manera que la entrevista cualitativa según Fernández (s. f)

(…) es un modelo que propicia la integración dialéctica sujeto-objeto considerando las diversas interacciones entre la persona que investiga y lo investigado. Se busca comprender, mediante el análisis exhaustivo y profundo, el objeto de investigación dentro de un contexto único sin pretender generalizar los resultados.

La entrevista, desde la perspectiva del paradigma citado, constituye el fluir natural, espontáneo y profundo de las vivencias y recuerdos de una persona mediante la presencia y estímulo de otra que investiga, quien logra, a través de esa descripción, captar toda la riqueza de sus diversos significados. (p.15)

Existe consenso para (Gurdián, 2010; Hernández, Fernández y Baptista, 2005 y Lucca y Berríos, 2003) cuando se lleva a cabo una entrevista cualitativa y recomiendan los siguientes aspectos: abordar a la persona entrevistada que propicie identificación y cordialidad, ayudar a que se sienta segura y tranquila, dejarla concluir el relato, utilizar preguntas fáciles de comprender y no embarazosas, actuar espontáneamente, escuchar tranquilamente con paciencia y comprensión, saber respetar las pausas y los silencios del entrevistado, buscar que las respuestas a las preguntas sean abarcadoras con relación al propósito de la investigación, evitar los roles de autoridad, no dar consejos ni valoraciones, ser empáticos, no discutir ni rebatir a la persona entrevistada, dar tiempo, no discutir sobre las consecuencias de las respuestas, ser comprensivo, demostrar al entrevistado la legitimidad, seriedad e importancia del estudio y de la entrevista.

Resulta importante conocer estos aspectos ya que son esenciales para realizar una entrevista, y que el contexto en donde se lleve a cabo sea un terreno neutral, en el que no juzgue la opinión de la persona entrevistada. Como se mencionó en la introducción del artículo, cuando se entrevista a alguien, la persona entrevistadora debe demostrar experiencia en el campo.

Fuente. La entrevista en la investigación cualitativa: nuevas tendencias y retos Ileana Vargas Jiménez _________________________ Revista CAES Vol.3I, No. 1, Año 2011 ISSN-1659-4703 125

La entrevista es la técnica más empleada en las distintas áreas del conocimiento. En un sentido general, se entiende como una interacción entre dos personas, planificada y que obedece a un objetivo, en la que el entrevistado da su opinión sobre un asunto y, el entrevistador, recoge e interpreta esa visión particular.

Cuando se habla de entrevista, con frecuencia se identifica en una técnica de investigación estructurada como las encuestas de actitud o de opinión y los cuestionarios. Sin embargo, cada vez más se va utilizando la entrevista en profundidad, también conocida como cualitativa, no estructurada, abierta o no estandarizada.

En la metodología cualitativa, la entrevista en profundidad se entiende como los encuentros reiterados cara a cara entre el investigador y el entrevistado, que tienen como finalidad conocer la opinión y la perspectiva que un sujeto tiene respecto de su vida, experiencias o situaciones vividas.

La entrevista en profundidad tiene mucho en común con la observación participante, pero se diferencia de ésta en el escenario y situaciones en los que tiene lugar la investigación. Mientras que los observadores participantes realizan sus estudios en situaciones de campos naturales, los entrevistadores realizan lo suyo en situaciones específicamente preparada. Además, el observador participante obtiene una experiencia directa del mundo social, mientras que el entrevistador obtiene esa visión mediante el relato del otro.


CLASES

La entrevista es una situación de interrelación o diálogo entre personas, el entrevistador y el entrevistado.

El tipo de entrevista puede variar de acuerdo con las tácticas que se utilicen para el acercamiento y la situación en la que se desarrolle, por lo que en este artículo se abordarán la entrevista estructurada, la entrevista no estructurada y la entrevista grupal.

La entrevista presenta diversas modalidades, como:

- Entrevista asistemática o libre (No estructurada).
- Entrevista estructurada.
- Entrevista focalizada.
- Entrevista simultánea.
- Entrevista sucesiva.

Entrevista estructurada

En la entrevista estructurada todas las preguntas son respondidas por la misma serie de preguntas preestablecidas con un límite de categorías por respuestas. Así, en este tipo de entrevista las preguntas se elaboran con anticipación y se plantean a las personas participantes con cierta rigidez o sistematización; una crítica que señalan Lucca y Berríos (2003) es que puede parecer demasiado formal, según Taylor y Bogdan citados por Lucca y Berrios (2003) se supone que se formula la misma pregunta a los participantes para entonces comparar la información obtenida, eso permite que las respuestas a esas preguntas se puedan clasificar y analizar con más facilidad.

Para del Rincón, Latorre, Sans (1995) la entrevista estructurada se refiere a una situación en la que un entrevistador pregunta a cada entrevistado una serie de interrogantes preestablecidos con una serie limitada de categorías de respuesta.

Se elabora un protocolo de preguntas y respuestas prefijado que se sigue con rigidez, la interrogantes pueden ser cerradas, que proporcionen al individuo las alternativas de respuesta que debe seleccionar, ordenar, o expresar sobre el grado de acuerdo o desacuerdo.

Características
Sus principales características son:
- Pretende comprender más que explicar.
- No se espera respuestas objetivamente verdaderas, sino subjetivamente sinceras.
- El entrevistador adopta la actitud de “oyente interesado”, pero no evalúa las respuestas (no hay respuestas correctas).
- Se explora uno o dos temas en detalle.
- Permite el máximo de flexibilidad en explorar un tema.
- Favorece abordar nuevos temas a medida que salen.
- Obtiene información contextualizada (personas, lugar, etc.)
- Las respuestas son abiertas, sin categorías de respuestas preestablecidas.
- Las respuestas pueden ser grabadas con forme a un sistema de codificación flexible y abierto a cambios.
- Se da una relación de confianza y entendimiento.


GUÍA PARA UNA ENTREVISTA A PROFUNDIDAD

Proceso de la entrevista:
El entrevistador debe preparar un guion y planificar cómo hará la entrevista. El tipo de pregunta a plantear depende de tres factores: la longitud de la entrevista, la naturaleza de las preguntas y la naturaleza de la investigación.

De cualquier manera, la entrevista en profundidad debe pasar por las siguientes fases:

1. Fase introductoria. Tiene por finalidad facilitar información al entrevistado del objetivo de la entrevista para que colabore y proporcione toda la información necesaria.
Se debe iniciar con una serie de preguntas exploratorias que deben suponer entre 10 y 20 minutos.

Las preguntas suelen ser directas y discurre con intercambios rápidos de preguntas-respuestas. En este sentido, se le informa de:
- El objetivo de la entrevista.
- El uso que se va a hacer de la información que facilite.
- Lo que se espera del entrevistado a lo largo de la entrevista.

2. Desarrollo. Es la fase en que el entrevistador comienza a hacer preguntas de acuerdo con los objetivos de la investigación y se solicita al entrevistado que dé respuestas largas. Esta segunda fase puede llevar entre 20 y 40 minutos.

3. Final y cierre. En esta fase se recoge información de gran calidad cualitativa, pues las preguntas suelen ser más abiertas y abstractas para ofrecer al entrevistado la posibilidad de hablar de lo que considera más importante. La duración suele ser de 20 a 40 minutos. La finalización de la entrevista debe realizarse haciendo un pequeño resumen del contenido de la misma y las aclaraciones que se consideren necesarias.

¿Cuándo utilizarla?
Esta técnica se sugiere utilizarla cuando:
- Se requiere conseguir información muy compleja.
- Se busca información confidencial o delicada.
- Se busca información de profesionales, y los cuestionarios estructurados son insuficientes.
- Se considera como fase previa a la elaboración de cuestionarios estructurados, para identificar contenidos a incluir.

Ventajas e inconvenientes
Ventajas:
Entre sus principales ventajas señalamos:
- Es una técnica muy útil cuando se trata de analizar temas que exigen anonimato.
- Permite conocer en profundidad los temas y obtener información muy rica.
- Es una técnica muy válida cuando tenemos muy poca información sobre un tema y se quiere hacer una investigación exploratoria.

Inconvenientes: Entre sus principales inconvenientes tenemos:
- El entrevistado puede tener dificultad para recordar, expresar detalles y datos sobre un tema.
- El investigador depende del entrevistado para llevar a cabo la investigación.
- La influencia del investigador puede afectar a la validez de los resultados.

Habilidades de comunicación: Las principales habilidades de comunicación que se utilizan durante la realización de una entrevista son:
- Clarificación: se trata de resumir para sintetizar la comunicación para reproducirla de manera más clara y cristalina.
- Síntesis: se resume lo expresado verbalmente con la finalidad de poner de relieve los aspectos más esenciales de lo expuesto, además sirve para incitar al entrevistado a continuar la comunicación.
- Señalamiento: consiste en llamar la atención sobre aspectos que el entrevistado pasa más o menos “por encima”, con la finalidad de que repare sobre ellos.
- Parafraseo: el entrevistador repite con palabras diferentes el contenido del mensaje del entrevistado, reflejando hechos y sentimientos.
- Escucha activa: consiste en forzarse por comprender lo que el entrevistado está expresando y, además, que eso sea evidente para ella.
- Silencio: favorece la expresión y reflexión del entrevistado y transmite una sensación de tranquilidad y disponibilidad.

Registro de la información: Las principales formas de registro de información son las siguientes:

a) Utilización de videocámaras y grabadoras de voz. En este caso hay que evitar el bloqueo o rechazo del entrevistado. Se recomienda grabar la fecha, hora y lugar de la entrevista, así como cualquier información o dato relativo al contexto que pueda ayudar a la comprensión de la entrevista.

b) Tomar notas. Igualmente, en este caso, también hay que evitar situaciones de bloqueo por parte del entrevistado. El investigador se limita a tomar notas rápidas de lo que va sucediendo, con la intención de reproducirlas o reestructurarlas posteriormente.

c) Registro posterior a la entrevista. Consiste sólo en tomar unas breves notas durante el desarrollo de la entrevista para pasar, una vez finalizada, a registrar todos los aspectos que han tenido lugar durante la realización de la misma.

Cualquier inquietud con respecto a estas guías de estudio, será atendida en horas de clases por el Mg. José Barcia.

Gracias por su comprensión.

CANTIDAD DE VISITAS

  • 368.976 visitas a nuestra web desde el inicio de los tiempos...

¡CONVIÉRTETE EN SUSCRIPTOR!

Disfruta de los beneficios de ser parte de nuestra diversa comunidad de programadores, ingenieros, licenciados, autodidactas y más; suscribiéndote con tu correo ahora mismo ¡es GRATIS!
¿Qué significa ser suscriptor? Sencillo, significa recibir correos o notificaciones cada vez que nuestro equipo realice una publicación, de esta manera serás uno de los primeros en verlo y no te perderás de nada nuevo.
¿Qué estas esperando?


Hemos llegamos al final de este artículo, como equipo de CSI esperamos realmente toda la información recopilada y analizada te resulte de utilidad en tus estudios o vida laboral.

Te recordamos que hoy por hoy conocesobreinformatica cuenta con las siguientes redes para mantener al tanto de toda la información nueva:


- Suscripciones de correo electrónico, se el primero en enterarte de lo que publicamos:


REGRESAR A LA CATEGORÍA:

Portada

Mg. José Barcia

ESTUDIANTES DE LA CARRERA DE EDUCACIÓN INICIAL

Deja un comentario